¿Busca un canto para su nueva melamina?, introduzca la referencia del tablero:
Home Productos Rollos de Chapa de Madera

¿Quieres saber más sobre este producto? ¡Escríbenos!

Contacta con nosotros









Bobinas de Chapa de madera
para Recubrir Molduras

ver muestrarios

Para la elaboración de bobinas de chapa para recubrir molduras empleamos las mejores calidades. Nuestros profesionales seleccionan la chapa de madera por tonalidades y calidades.

En Cantisa fabricamos chapa en continuo. La utilización de este tipo de chapa permite aumentar la velocidad de trabajo. Además, elimina el inconveniente de preparar chapa del largo de la moldura a recubrir. Al ser la chapa en rollo, los largos de la pieza a recubrir pueden ser distintos.

Nuestras bobinas de chapa no llevan ninguna rotura en su interior. De esta forma, garantizamos la máxima productividad en el proceso de recubrimiento de molduras.

Finalmente, una vez fabricadas, las bobinas se retractilan con plástico para conservar las cualidades de la madera.

El proceso tradicional de forrar molduras consiste en introducir por un lado el perfil a chapar. Por el otro lado, se introduce la hoja de chapa que lo va a recubrir.

Por eso, la utilización de nuestra chapa en continuo permite aumentar la velocidad de trabajo. Además, elimina el inconveniente de preparar chapa del largo de la moldura a recubrir. Los largos de la pieza a recubrir pueden ser distintos.

En la mayoría de las especies solo se admiten chapas malladas (con la veta recta). Entendemos que este criterio es el más correcto para el recubrimiento de molduras. Los rollos con veta recta resultan más homogéneos a la hora de componer un mueble o una decoración. Estos disimulan mejor la unión entre las hojas de chapa que conforman el rollo.

El juntado de las testas entre hojas de chapa para la fabricación en rollos se efectúa con con un dentado irregular (en zig-zag). Este tipo de juntado disimula el empalme y se refuerza por detrás con un tejido resistente.

Cuando el desarrollo del perfil a recubrir es ancho y además se exige que la chapa sea mallada, ofrecemos el juntado longitudinal con cola. De esta forma, obtenemos anchos superiores de chapa mallada, que de otra forma no se podrían conseguir.

Las chapas que tienen alguna ondulación, se prensan para evitar problemas de desviaciones. También se evita la aparición de “bufas” en las recubridoras de molduras.

El largo estándar de las bobinas es de 250 ml.

Los anchos posibles van desde 60 mm hasta 250 mm.

El largo de las chapas utilizadas es de 1,80 m y más.

El diámetro interno puede ser de 120 y 150 mm.

Todos nuestros productos de madera provienen de bosques con gestión sostenible. Consulta aquí nuestra declaración FSC.

Para la elaboración de bobinas de chapa en continuo para recubrir molduras seleccionamos las mejores calidades.

Nuestras bobinas de chapa no llevan ninguna rotura en su interior. Garantizamos la máxima productividad en el proceso de recubrimiento de molduras.

Una vez fabricadas, las bobinas se retractilan con plástico para conservar las cualidades de la madera.

El proceso tradicional de forrar molduras consiste en introducir por un lado el perfil a chapar. Por el otro lado, se introduce la hoja de chapa que lo va a recubrir.

Ventajas del canto en continuo

Por eso, la utilización de nuestra chapa en continuo permite aumentar la velocidad de trabajo. Además, elimina el inconveniente de preparar chapa del largo de la moldura a recubrir. Los largos de la pieza a recubrir pueden ser distintos.

En la mayoría de las especies solo se admiten chapas malladas (con la veta recta). Entendemos que este criterio es el más correcto para el recubrimiento de molduras. Los rollos con veta recta resultan más homogéneos a la hora de componer un mueble o una decoración. Estos disimulan mejor la unión entre las hojas de chapa que conforman el rollo.

El juntado de las testas entre hojas de chapa para la fabricación en rollos se efectúa con con un dentado irregular (en zig-zag). Este tipo de juntado disimula el empalme y se refuerza por detrás con un tejido resistente.

Cuando el desarrollo del perfil a recubrir es ancho y además se exige que la chapa sea mallada, ofrecemos el juntado longitudinal con cola. De esta forma, obtenemos anchos superiores de chapa mallada, que de otra forma no se podrían conseguir.

Las chapas que tienen alguna ondulación, se prensan para evitar problemas de desviaciones. También se evita la aparición de “bufas” en las recubridoras de molduras.

El largo estándar de las bobinas es de 250 ml.

Los anchos posibles van desde 60 mm hasta 250 mm.

El largo de las chapas utilizadas es de 1,80 m y más.

El diámetro interno puede ser de 120 y 150 mm.

  • Natural
  • A largo fijo
  • Lijado suave y lijado calibrado
  • Con soporte
  • Tipos de barnizado
  • Texturas y poros
  • Protector
  • Naturales
  • Chapas de madera Prefabricadas
  • Teñidas en profundidad
  • Al través
  • Chapa de madera de testa
  • De lupas y raíces
  • Termotratada, fumé o envejecida
  • Chapa de madera con golpe de cuchilla
  • Chapa de madera Impresa
  • Chapa del cliente

Proceso de fabricación